Una de las más importantes y conocidas, de las culturas desarrolladas en el continente americano, fue la cultura Maya, ubicada principalmente en lo que actualmente se conoce como Guatemala, Honduras y la Península de Yucatán. Fueron minuciosos observadores del cielo, registraron los solsticios, los equinoccios, eclipses lunares y solares; también registraron los movimientos aparentes de los planetas y plasmaron su propio sistema de constelaciones en la esfera celeste.

Todas sus ciudades están orientadas respecto al movimiento de la bóveda celeste y sus objetos principales. Muchos edificios fueron construidos con el propósito de escenificar fenómenos celestes en la Tierra, como el templo de Chichén Itzá, Una pirámide escalonada donde se observa el descenso de Kukulkán (quetzalcoatl), la serpiente emplumada, formada por las sombras que se crean con los vértices del edificio durante los equinoccios. Otra cosa particular, es que las cuatro hileras de escaleras del edificio suman 365 peldaños, correspondientes a los días del año.

         

Así, que en el equinoccio que se dará este mes se podrá observa de nuevo a la serpiente descender de la pirámide a fertilizar los campos para la temporada de cosecha. Ya que, para los habitantes del hemisferio norte esta fecha marca el inicio de la primavera, época de siembra y de cambio en el paisaje, después de vivir el invierno.

 

ACTIVIDAD de PINTURA

Kukulkán para los mayas es el Dios-Trueno. En el clima tropical de Yucatán y Guatemala el Sol parece dibujar en los bordes de las nubes formas serpeantes. De donde se producen el trueno y la lluvia, por lo que Kukulkán parecería haber atraído a los mayas como un Dios del Cielo.

Aquí una figura de este dios para que lo pintes.