11781729_900266260008843_6204850933703182762_n

El artículo de esta semana viene de mi amigo de la Argentina, Armando Zandanel. Profesor, que ha publicado una docena de títulos y diseñador de un sitio maravilloso, el parque Cielos del Sur.

 

©Armando Eugenio Zandanel

Quien escribe nació un 14 de abril y se dijo de mi que era el típico niño Aries, eternamente inquieto y muy curioso, con el paso de los años descubrí que el día de mi nacimiento el Sol estaba en la constelación de…Piscis.

El juego geométrico y gravitatorio que da lugar a los movimientos de nuestro planeta merecía un libro para explicarlo…en esta nota sólo nos ocupamos de sus consecuencias. Que desde un punto de vista práctico son, para qué nos vamos a engañar, bastante pocas: que los trópicos se desplacen unos pocos metros cada año, o que el “punto Aries”, que al fin y al cabo tampoco es un punto material, no esté ni el día, ni la hora, ni en el lugar exactamente donde pensábamos. Son datos curiosos, pero poco relevantes para la vida diaria. En lo que sí aportan es en la explicación que buscamos: la causa de no coincidencia entre signo y constelación.

Como ya hemos mencionado la precesión es algo parecido al giro del eje de un trompo cuando empieza a perder energía. Este movimiento desplaza el ecuador celeste y hace que la intersección del mismo con la eclíptica se desplace hacia atrás (hacia el oeste) lentamente, al cabo de 25800 años volvería al mismo lugar. Un cambio lento…algo así como 1º cada 72 años, imperceptible en una vida humana.

ar

Ambos polos celestes se mueven en relación con las estrellas. La estrella más cercana al polo sur celeste en nuestros días es σ Octante, hace 5000 años, unos dos grados separaban el polo celeste de α Hidra. El polo norte celeste tiene ahora la estrella polar alfa de la Osa Menor, hace 5000 años la estrella más cercana al polo Norte, o sea la estrella Polar de aquella lejana época, era Truban, α del Dragón. Hacia el año 4.000 de nuestra era, la estrella más cercana al polo norte celeste será γ Cephei (Alrai) y al polo sur celeste γ Camaleón.

A principios de la Era Cristiana el Sol se proyectaba al comienzo de la primavera en Piscis, cuando siglos antes lo hacía en la constelación de Aries. Dos mil trece años después, ha girado un ángulo = 50,2511” x 2013 = 101155,4643” = 28,1º permaneciendo en Piscis, en unos siglos más estará en Acuario. Este retroceso completa 30 ° cada 2147,5 años (un signo zodiacal)

En tiempos de la cultura babilónica, los signos se correspondían con las constelaciones del mismo nombre, pero actualmente coinciden con el signo contiguo, y hace apenas 5000 años correspondían al anterior.  Este es uno de los múltiples argumentos que descalifican el presunto carácter científico de la astrología.

Si buscamos la posición real del Sol un 14 de abril, descubriremos que la constelación sobre la que se encuentra es la de Piscis, recién 4 días más tarde el Sol entrará en la constelación de Aries, donde permanecerá  25 días , luego entrará en Tauro en la que permanecerá más tiempo: 38 días. Como se puede notar  las constelaciones no ocupan todas la misma superficie, y el Sol no “pasa” un mes en cada una de ellas, sino un período que oscila entre unos pocos días (como en el caso de Escorpio) y cerca de dos meses (Virgo), así que un supuesto Aries será en realidad Piscis, un Leo será probablemente Géminis y un Capricornio, casi con toda seguridad, resultará ser un Ofiuco.

El “punto Aries” no solo define los equinoccios; también sirve para el cálculo de los horóscopos o las cartas astrales. Así, por ejemplo, yo soy Aries porque en mi fecha de nacimiento (el 14 de abril) el Sol debía encontrarse en la constelación de Aries, cálculo que se realiza desde el “punto Aries”… y sin tener en cuenta que ese punto, como decíamos, se ha movido nada menos que 33,8 grados por el cielo desde que se confeccionó el primer horóscopo personal del que se tenga noticias, cambiando la posición del inicio de la cuenta e indicando por tanto que el Sol transitaba Piscis el día de mi nacimiento. Hace unos 5000 años, en mi cumpleaños el Sol transitaba Tauro, y hace unos 3000 transitaba Aries,  en la actualidad, el 14 de abril el Sol se encuentra en Piscis, dentro de 3000 años transitará Acuario para esa fecha.

Si consultamos la tabla, queda claro que el Sol se encuentra muchos días en algunas constelaciones y en otras pocos, Es esto debido a que cada constelación tiene unas dimensiones diferentes por la forma en que fueron definidos sus bordes, por la Unión Astronómica Internacional.

Constelación Período Número de días
Piscis 11 de marzo al 18 de abril 39
Aries 18 de abril al 13 de mayo 25
Tauro 13 de mayo al 20 de junio 38
Géminis 20 junio al 19 de julio 29
Cáncer 19 julio al 9 agosto 21
Leo 9 agosto al 15 septiembre 37
Virgo 15 septiembre al 30 de octubre 45
Libra 30 octubre al 22 noviembre 22
Scorpio 22 noviembre al 29 noviembre 8
Ophiuchus 29 noviembre al 15 diciembre 17
Sagitario 15 diciembre al 19 enero 36
Capricornio 19 enero al 16 febrero 29
Acuario 16 febrero al 11 marzo 23

ar1

¿No corresponde  su fecha de nacimiento con su signo zodiacal? Puede usar un simulador de cielo para retroceder en el tiempo y averiguar desde que época ocurre esto, o que ocurrirá en 1000 años.

http://www.stellarium.org/es/

Así que ya sabe: su horóscopo no es en realidad su horóscopo, y todo porque el “punto Aries” resulta que no es un “punto”, pero sobre todo no es “Aries” y las fechas de los equinoccios (donde comienza la cuenta) tampoco son las mismas de un año para otro y menos que menos de un milenio para el otro. Además porque cualquier parecido entre la astrología y la realidad es pura coincidencia….