El registro de los movimientos del Sol, la Luna, las estrellas y los planetas, fueron muy importantes para las culturas antiguas. A partir de ellos se construyeron muchos de sus templos y sitios sagrados. En el caso del Sol, las observaciones tuvieron gran relevancia porque él es el astro que rige la vida en nuestro planeta: los tiempos de siembra, de cosecha, de lluvia y de sequía, por ejemplo. Por eso era muy importante conocer su movimiento y como este influía en la naturaleza.

Algunos de estos templos y sitios sagrados son en realidad observatorios astronómicos, y se distribuyen por todo el mundo. Son conocidos Stonehenge, en Inglaterra; Goseck, en Alemania; Chankillo, en Perú; Chichén Itzá, en México; y el Infiernito, en Colombia; entre otros.

Al construir un observatorio ancestral tenemos un encuentro con la astronomía ancestral, con nuestros antepasados. En especial con la astronomía observacional, donde desde nuestra ubicación tratamos de comprender los movimientos celestes.

El círculo solar es la base de cualquier observatorio celeste. Representa el horizonte y todo lo que hay sobre este. Consta de una circunferencia y en su centro esta ubicado un Gnomon (palo vertical), con este, y a través de la longitud de su sombra proyectada sobre el suelo se podrán registrar los movimientos del Sol a lo largo de un día y del año; medir su altura; determinar la latitud de un lugar; medida del tamaño de la Tierra, dibujar el analema (camino del Sol durante un año, respecto a nuestra hora local), es un reloj solar, un primer calendario. En fin, tiene numerosos usos como observaciones del cielo queramos registrar.

Su construcción es muy sencilla, solo se necesita un terreno plano. Un gnomon central, y una circunferencia trazada de alrededor de este donde se podrán registrar ortos y ocasos del Sol y otros cuerpos celestes, solsticios y equinoccios. Hacer relaciones, por ejemplo, de como cambia el entorno según la posición del Sol,el clima, la vegetación, los animales, etc.

trayectos-copia2

En próximos artículos haré referencia a actividades que se pueden realizar desde el círculo solar.

Actividad de Construcción

  1. Clava un palo en un lugar lo más horizontal posible. Garantiza su verticalidad con una plomada. Éste será el gnomon central y desde él dirigiremos nuestras observaciones.
  1. Traza una circunferencia del radio que más te convenga alrededor del gnomon central.

Al construir el círculo el primero de los problemas a enfrentar es la orientación de este. Entonces debemos ubicar sus puntos cardinales a través de la sombra solar.

  1. Haz un círculo pequeño, interior al mayor. Lleva a cabo esta actividad en momentos cercanos al mediodía.
  2. Observa y haz una marca cuando la sombra del gnomon toque la circunferencia de este círculo antes del mediodía. 
  3. Con mucha atención marca el momento en que la sombra de nuevo toque la circunferencia después del mediodía.
  4. Une estos dos puntos y encuentra su punto medio.
  5. Ahora une este punto con la base del gnomon.
  6. Así obtendremos la línea norte-sur, geográfica, del observatorio o línea meridiana.
  7. Ya con la meridiana pintada, una línea perpendicular a esta desde la base del gnomon será la linea oriente – occidente del observatorio.

 

circulo-solar

Todas estas construcciones pueden ser verificadas y mejoradas a lo largo del año. A medida que se realicen diferentes registros.

De esta manera tenemos nuestro propio observatorio ancestral. Con él podremos recrear y registrar muchas de las observaciones a simple vista que construyeron las bases de la astronomía observacional y nos mostraron nuestro lugar en el universo. Además, de materializar diferentes conceptos geométricos y matemáticos.

Algunos ya construidos:

banner-circulo

video-circulo-solar
Vídeo movimiento de la sombra
video-circulo-solar2
Vídeo Trayectoria solar