orbitaldebris

Al inicio de una noche despejada, al levantar nuestra mirada, podremos observar
algunos puntos que se mueven libremente por cielo. Estos son algunos de los miles de satélites artificiales (satélites de telecomunicaciones, geolocalización, militares, meteorológicos, científicos, etc) que rodean nuestro planeta. Naves espaciales fabricadas en la Tierra y enviadas al espacio para realizar distintas tareas.

Antes de la salida del Sol o un par de horas después de su puesta son los momentos en que los podemos observar, cuando un Sol bajo en el horizonte ilumina su plateado cuerpo. Tengamos en cuenta que estos satélites no poseen luz propia así que lo podemos observar mientras, desde nuestra ubicación, la luz solar los ilumina. Más tarde en la noche entran en la sombra de la Tierra y los dejamos de ver.

Aunque sean miles los que pasan sobre nuestras cabezas, algunos llegan a ser visibles a simple vista, y otros son muy llamativos. Entre estos últimos están la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés), el Telescopio Espacial Hubble (HST) y un grupo especial de satélites de comunicaciones, los Iridium.

Los Iridium

Son una flota de satélites de comunicaciones. Cada satélite consta de un cuerpo principal, dos paneles solares y 3 antenas para la trasmisión de los datos. Estas antenas tienen una dimensión de 186 por 86 cm (el tamaño de una puerta). Están dispuestas con una inclinación de 40º con respecto al cuerpo. Tienen una superficie completamente plana revestida por un aislante de aluminio que le confiere una reflectividad semejante a un espejo. Son estas antenas las que reflejan la luz solar y producen los destellos (“flares” en inglés).

Como estos satélites poseen órbitas definidas, sus destellos se pueden predecir. Para su observación no hace falta ningún instrumental especial. Solo conocer las coordenadas del lugar dónde se encuentre el observador, un reloj y orientarse un poco en el cielo. El destello Iridium dura escasamente unos segundos. Lo primero que vemos es un pálido punto de luz que se desplaza veloz por la bóveda celeste, de pronto su brillo aumenta intempestivamente creando un gran destello para seguidamente irse apagando y desapareciendo en la nada.
Fotografiarlo tampoco tiene mayor dificultad. Sabiendo exactamente las coordenadas o el lugar donde se va a producir. Preparamos la cámara para una exposición de 20-40 segundos con máxima apertura de diafragma y enfoque infinito. Un trípode. Disparamos y un hermoso trazo aparece registrado.
iridium35
Destello Iridium                               Foto: Alvaro Jose Cano Mejia

 

La Estación Espacial (ISS)

La Estación Espacial Internacional es el único objeto tripulado en el espacio. Ensamblada en órbita desde 1998, es el sitio donde astronautas e  investigadores viajan a realizar diversas investigaciones. Mide más de 100 metros de lado por 70 de ancho y se encuentra a 370 km de altura. Completa una órbita alrededor de la Tierra cada 90 minutos, aproximadamente 16 vueltas todos los días. Lo que hace posible que se pueda ver  a simple vista desde casi cualquier lugar. Incluso con unos buenos binoculares se pueden identificar algunas características de su estructura.Los conjuntos de paneles solares de la estación giran constantemente para mantenerlos orientados hacia el Sol, y los reflejos de ellos producen el brillo constante, mientras nos vuela por encima.

iss

La órbita de la ISS está inclinada 51,6 grados del Ecuador, por lo que sólo se desplaza entre los 51,6 grados de latitud norte y 51,6 grados de latitud sur (más o menos desde la península de Kamchatka hasta las Islas Malvinas). A pesar de que pasa sobre el mismo punto de la Tierra cada tres días, el momento en que lo hace varía, por lo que realmente se necesitan 63 días para que la estación espacial aparezca por encima de su casa al mismo momento de la noche.

La Estación Espacial Internacional se ve como un punto de luz que tarda varios minutos en cruzar el cielo y su brillo no cambiará mucho durante su trayecto. Por esto también será fácil fotografiarla. De la misma manera que los satélites Iridium, preparamos la cámara para una exposición de 10-30 segundos con máxima apertura de diafragma y enfoque infinito. Un trípode. Disparamos y un hermoso trazo aparecerá registrado.

trazo-iss
Trazo ISS     Foto: Alvaro Jose Cano Mejia

 

Actividad de observación y registro.

Para la observación y detención de estos objetos celestes existen diferentes páginas en internet y aplicaciones para celulares.

La página recomendada para estos fines se llama Heavens-above. A través de esta web podremos conocer la posición y la hora exacta en la que pasarán por nuestra localización. Por eso lo primero que debemos hacer es introducir nuestras coordenadas geográficas manualmente (si las conocemos) o a partir de un mapa de Google maps. Eso lo hacemos sobre un cuadro en la esquina superior derecha. Una vez hecho esto, podremos consultar las trayectorias de la Estación Espacial, de los Iridium, del Telescopio Espacial Hubble (HST) y muchos más. Los datos nos los dará de forma simple, en forma de tabla y de mapa celeste; con la hora, el punto geográfico (N, E, S, W) y su altura el horizonte en grados, para que sea fácil de entender. Ya sólo tenemos que mirar hacia lugar preciso a la hora exacta para disfrutar de este espectáculo artificial.

En cuanto aplicaciones móviles hay varias y con diferentes tipo de información. La misma página de heavens-above esta en aplicación. Pero para los objetos que nos competen en este artículo la app ISS Detector cumple sus funciones. Esta nos muestra y nos advierte los próximos pasos de la ISS y los satetiles Iridium sobre nuestra ubicación.