Hoy se cumplen 60 años del viaje del primer ser vivo al espacio. La perrita Laika. Aunque su nombre original era Kudriavka, pasó a llamarse Laika, por dos razones: Laika era más fácil de pronunciar (sobre todo para los extranjeros), y segundo para recordar la familia del animal, los perros laikis, perros cazadores del norte.

tumblr_o2m1wjZSgR1r94kvzo5_400

El primer ser vivo que viajó oficialmente al espacio no vivió alegremente una semana dando vueltas sobre la Tierra, sino que tuvo una muerte dolorosa y relativamente rápida. Según se supo muchos años después, el viaje de Laika sólo duró unas horas.

laika2

El 3 de noviembre de 1957, el cohete ruso ‘Sputnik 2’ despegó de la Tierra con un pasajero único: Laika. Una pequeña sin raza recogida de las calles de Moscú y que, tras un breve entrenamiento, se convirtió en la primera pasajera de un viaje espacial de la Historia. Pero fue un viaje sin retorno.

Los oficiales soviéticos dijeron entonces que el viaje había sido todo un éxito, y que recibieron las señales vitales de la perra hasta casi una semana después del lanzamiento. Sin embargo, las pruebas hechas públicas por Dimitri Malashenkov, director del Instituto de Problemas Biológicos de Moscú, revelan que Laika murió apenas siete horas después del despegue debido a las elevadísimas temperaturas que se alcanzaron dentro de la nave y a taquicardias provocadas por el pánico.

A pesar de que los responsables del programa espacial ruso declararon horas después del lanzamiento del Sputnik que nunca se contó con que la nave y su pasajero pudieran regresar a la Tierra, durante años se ha jugado con la posibilidad de que la pequeña perra viviera durante días en el espacio sin mayores problemas.

laikas

Los informes hechos públicos por el científico ruso establecen claramente las elevadas temperaturas y la humedad relativa del aire como las causas de la muerte de Laika entre seis y siete horas después del despegue, el tiempo justo para dar tres vueltas completas a la Tierra. Además, los sistemas biométricos instalados detectaron que su corazón latía tres veces más deprisa de lo normal, provocado por el pánico del animal.

El ataúd de Laika, el mismo cohete que la sacó de la Tierra, dio un total de 2.570 vueltas a la Tierra antes de desintegrarse, el 14 de abril de 1958. En su reingreso.

Tuvieron que pasar dos años y medio antes que la URSS lanzara otra vez animales a la órbita. El 19 de agosto 1960, las perritas Bielka y Strelka orbitaron 18 veces alrededor de nuestro planeta, permaneciendo en el cosmos durante 27 horas. Para regresar sanas y salvas.

Pero entonces ya era a bordo de una nave técnicamente mejorada y no improvisada como lo era Sputnik 2: se trataba de un ejemplar casi idéntico a la futura Vostok con la cual Yuri Gagarin realizó su histórico vuelo del 12 de abril 1961

Los técnicos y los médicos habían podido trabajar con tranquilidad y resolver todos los problemas, en particular el de la instalación de un escudo térmico eficaz. Lo demuestra la alegría de Gizenko (médico), presentando Bielka y Strelka a la prensa rusa e internacional en Moscú, pocos días después del vuelo. Entre los animales y los médicos se habían creado vínculos de cariño profundo. Gizenko, por ejemplo pidió y obtuvo el permiso de guardar a Strelka en su casa hasta la muerte del animal. Yazdovski recuerda con nostalgia y tristeza que el también se llevó a su casa a Laika para mimarla un poco, uno días antes del lanzamiento. Recordemos también que un hijo de Strelka (“Velloso”) tomó el camino de la Casa Blanca, regalado por los soviéticos a Jacqueline Kennedy, esposa del Presidente de Estados Unidos.

Pero siempre recordaremos a la primera viajera de las estrellas.

la agrupación Mecano le dedico una hermosa canción, haz click en la imagen para escucharla:

laikalogo