Durante los siguientes meses de este año, podremos observar y seguir al gigante gaseoso de nuestro Sistema Solar en el firmamento. Brillante al oriente, cada vez más temprano en las noches.

Aunque distinguible a simple viste desde tiempos atrás, no fue hasta 1609 cuando Galileo Galilei apunto su telescopio a este objeto brillante, para descubrir sus principales lunas. Estas observaciones quedaron registradas en su libro Siderius Nuncius (Mensajero Sideral).

El Sidereus Nuncius concluye con el descubrimiento de los satélites de Júpiter y la descripción detallada de sus posiciones y brillos entre los días 7 de Enero y 2 de Marzo de 1610. Sobre esto escribe:

 “. . El séptimo día de Enero del presente año, 1610, en la primera hora de la siguiente noche, cuando estaba yo viendo las constelaciones de los cielos a través de un telescopio, el planeta Júpiter se presentó ante mi vista y como quiera que yo me había preparado un instrumento excelente, observé una circunstancia que nunca antes había sido capaz de ver, a saber, tres pequeñas estrellas, pequeñas pero muy brillantes, estaban cerca del planeta; y aunque yo creí que pertenecían al conjunto de estrellas fijas, hicieron sin embargo que reflexionase, porque parecían estar situadas formando una línea recta perfecta, paralela a la eclíptica, y ser más brillantes que el resto de las estrellas, igual que ellas en magnitud . . . Cuando el 8 de Enero, guiado por una cierta fatalidad, volví a mirar a la misma zona de los cielos, encontré un estado de las cosas muy diferente, ya que las tres pequeñas estrellas estaban todas al oeste de Júpiter, y más cercanas entre si que la noche anterior.”

 “Y por tanto yo concluí, y decidí sin dudarlo, que existen tres estrellas en los cielos que se mueven alrededor de Júpiter, como Venus y Mercurio lo hacen alrededor del Sol; lo que fue establecido de largo tan claro como la luz del día por otras numerosas observaciones posteriores. Estas observaciones también establecieron que no sólo existen tres, sino cuatro, cuerpos sidéreos erráticos que hacen sus revoluciones alrededor de Júpiter.”

Muchos años más tarde en 1793, en la llamada Nueva Granada, desde el patio interior de su casa en la ciudad de Popayán, a través de un pequeño telescopio que el mismo había construido, el joven Francisco José de Caldas escrutaba los cielos y se escapaba así de la Tierra tras los movimientos de los satélites de Júpiter, tras las revoluciones de las estrellas, los anillos de Saturno o las fases de la Luna. Esto escribía:

caldas_francisco_jose_2

 “La una de la mañana era, y no podía dejar el cielo ni mi telescopio. Saturno y Júpiter volvían y revolvían en mi imaginación; sus zonas o fajas, el anillo, los satélites, todo llenaba mi alma de placer y de contento. ¡Ah!, créamelo usted, no me habría trocado en la noche del último de noviembre por César después de la batalla de Farsalia. ¡Qué pueriles se me hacían los gustos y placeres de los poderosos! Sólo el contento de la virtud supera al que nos proporcionan las ciencias a un aficionado, y cuánto sirven éstas para elevar nuestra alma al que las ha criado todas…. Convengamos en que el cultivo de alguna ciencia es una barrera casi insuperable para el vicio. ¡Ojalá conocieran esto bien los padres y los ayos! ¡Ojalá que en vez de amenazar y castigar a los niños, les hicieran tomar gusto por cualquier ramo de la física o de las ciencias exactas! ¡Entonces veríamos menos jóvenes viciosos, menos atolondrados y más sabios!”

Francisco José de Caldas, 30 de noviembre de 1798

Extracto de la carta a Santiago Arroyo y Valencia del 5 de enero de 1799

También escribió:

“Actualmente me preparo a observar diez y seis eclipses de los satélites de Júpiter; que hay en este mes, calculadas para el meridiano del observatorio Real de Cádiz y reducidos al de Popayán.”

En carta a Santiago Arroyo fechada el 5 de diciembre de 1798.

 

Actividad:

Aprovechando la posibilidad de observar y de hacer registros de este planeta, tanto a simple vista como con telescopio; te propongo la siguiente guía de actividades. Haz click en la plantilla para obtener el pdf.

lunas jupiter plantilla copiar