Antes de realizar cualquier actividad astronómica, resulta fundamental cumplir con una tarea bastante sencilla: orientarse.

Orientarse significa “buscar el oriente”, como punto de partida hacia la ubicación de los otros puntos cardinales con respecto al lugar en el que estemos. Entre todas las maneras que ayudan a orientarse, la más común es simplemente la de utilizar una brújula. Con este instrumento podemos identificar rápidamente el Norte, y así encontrar el oriente.

cardinales

Si decidimos ser más “astronómicos”, podemos estar atentos al punto de salida del Sol con respecto al horizonte local, que coincide con el oriental (este). Al ver los rayos despuntar sobre las montañas (o llanuras, de acuerdo adonde estemos) podemos extender nuestro brazo derecho hacia el Sol, y extender el brazo izquiero en dirección opuesta para encontrar el occidente (oeste). De pie en esa posición, nuestra cara mirará hacia el norte y nuestra espalda dará hacia el sur. No necesitamos ningún instrumento diferente a nuestro cuerpo para utilizar esta técnica, que se comporta como una brújula para orientarnos.

A partir de esto podremos construir una “rosa de los vientos” o”rosa de los rumbos”. Esta flor celeste toma forma de estrella, que al buscar con atención, reconocerás en diferentes mapas. La rosa representa el circulo del horizonte y señala los puntos cardinales para facilitar la orientación de quién se pose sobre ella.

rosaa

Los puntos cardinales son:

  • N – Norte
  • S – Sur
  • E – Este – Oriente
  • O – Oeste – Occidente

Entre ellos se pueden ubicar otros rumbos, que se llaman laterales. Y a su vez podremos ubicar otros más colaterales.

Los cuatro rumbos laterales son:

  • NE (Norte-Este)-Nordeste
  • SE (Sur-Este)-Sudeste
  • SO (Sur-Oeste)-Sudoeste
  • NO (Norte-Oeste)-Noroeste

ACTIVIDAD DE  CONSTRUCCIÓN:

A partir de la imagen construye tu propia  rosa de los rumbos.

rosalapiz

Hay muchos diseños, construye el tuyo.

rosaa

 

Encuentra el nombre de los otros rumbos para esta rosa de 16 puntas.

descarga (1)